miércoles, 30 de noviembre de 2016

Pastel de manzana y especias

Repasando las recetas que tengo guardadas, me he dado cuenta que no había publicado este pastel de manzana. Es muy fácil de hacer, está riquísimo y sale muy esponjoso, a diferencia de otros pasteles de manzana que he hecho o probado.





Ingredientes:


4 Huevos
125 g harina de repostería Mix C de Schar (ó 100g de harina + 25 g de almendra molida)
125 g azúcar (ó 75 de azúcar + 50 de miel)
150 g aceite (a mi me gusta de oliva de 0.4º, pero puede poner se girasol, o incluso mantequilla o margarina)
15 g impulsor o levadura química
2 manzanas pequeñas laminadas
30 g leche (puede ser vegetal)
ralladura de limón
2 c.c.(cucharaditas de café) de canela molida

1 c.c. de jengibre molido
Una pizca de sal
Azúcar glas para decorar (o mermelada de albaricoque)


Elaboración:


1) Separar, de los huevos, las claras de las yemas. Reservar las claras y batir las yemas con el azúcar hasta obtener una mezcla blanquecina y espumosa.  

2) Añadir la leche + el aceite (o la grasa que elijamos) + la ralladura de limón + la canela + el jengibre. Seguir batiendo.

3) Añadir la harina + el impulsor a la mezcla anterior tamizados previamente. Batir hasta que esté todo bien integrado. Es importante no pasarnos de batida. Reservar.

4) Montar las claras a punto de nieve con una pizca de sal. Mezclarlas con movimientos envolventes con la masa que tenemos reservada.

5) Verter la mitad mezcla en un molde circular engrasado de entre 22-24 cm de diámetro, y añadir de la mitad a 2/3 de la manzana que tenemos reservada (según la cantidad que queramos reservar para decorar la superficie). Verter el resto de masa y poner el resto de manzana de modo superficial decorando al gusto.

6) Precalentar horno a 200ºC, pero hornearlo a 170º unos 35 minutos aproximadamente (según horno). Pinchar con un palillo en el centro para comprobar si está hecho.

7) Decorar al gusto, espolvoreando con azúcar glas o pincelando con mermelada de albaricoque calentada al microondas con un poquito de agua, para hacerla más líquida y que se pueda extender mejor. 





Espero que os guste tanto como a nosotros. :)







domingo, 30 de octubre de 2016

Muffins para decorar... o no :)

Estas últimas semanas, por varias razones, estoy teniendo muy poco tiempo para cocinar. Pero mis hijos ya me estaban avisando que para Halloween querían hacer alguna cosita, aunque fuera sin meternos en la cocina. Me acordé que tenía los muffins de Schar, así que en un momento podían prepararlos decorándolos a su gusto.

Preparada ya para hacer un rico frosting como otros que he hecho con anterioridad (el de vainilla, por ejemplo, es mi preferido), me dijeron que sólo querían poner crema de cacao en lo alto del muffin y una gominola de Halloween de las que había por casa. Está claro que, a veces, no tenemos que complicarnos nada para hacer felices a nuestros peques, ¿no os parece?





Los muffins de Schar son de tamaño grande y vienen embolsados de manera individual, cosa que es muy de agradecer para que se conserven frescos hasta el momento de comerlos. Está genial que las grandes empresas piensen en estos pequeños detalles, ¿verdad?




Y vosotros, ¿preparáis algo especial por Halloween?


domingo, 16 de octubre de 2016

El Taller Sin Gluten ya dispone de Escuela Online :)

Como ya sabéis, hace más de dos años comencé, junto con Dany Faccio, de Singlutenismo, una aventura llamada El Taller Sin Gluten. Decidimos dejar nuestras profesiones a un lado y dedicarnos al proyecto en cuerpo y alma, impartiendo talleres y cursos dirigidos a los celíacos, colectivo al que nosotras mismas pertenecemos.

Tras este tiempo en el que hemos participado en varias ferias, colaborado con distintas asociaciones de celíacos, y pasado por diversas escuelas-taller y obradores, entre otras cosas, hemos querido dar un paso más.

Después de muchos meses y de mucho trabajo, por fin, hoy, Día Mundial del Pan, estrenamos la Escuela Online El Taller Sin Gluten. Y la estrenamos con nuestros tres talleres de pan: básico, medio y avanzado.

Cuando Dany y yo decidimos ponernos en marcha con los talleres online creo que no éramos del todo conscientes del trabajo que hay detrás de ellos, pero no podíamos dejar de escuchar las peticiones que muchos de vosotros nos veníais haciendo desde hacía tiempo, ya que, a pesar de que hacemos talleres por toda España, es imposible que lleguemos a cada rincón.

Ahora ya no hay excusa: cualquiera puede comer delicioso pan sin gluten hecho con sus propias manos. No importa que no seas cocinillas. Hay un taller adecuado a cada nivel de conocimiento panarra.

Cada taller contará con los vídeos y descargables necesarios para que tu experiencia con los talleres online sea lo más parecido a estar en una clase presencial.

Si estás interesado en realizar nuestros talleres o te parecen un regalo original para regalar a quien tú quieras, no dudes en entrar en nuestra Escuela Online.

Aquí os dejo el vídeo de presentación:



Las instalaciones de Tescoma Elche fueron el marco en el que realizamos los talleres, y cuentan con todo lo necesario para cocinar sin problema.

Aunque sólo necesitarás tener en casa un horno y unas herramientas básicas, es cierto que, sin ser imprescindibles sí es aconsejable, por comodidad, disponer de amasadora o panificadora. Nosotras usamos las ZeroGlu, de Imetec, desde hace tiempo, y realmente nos convencen.

Para los ingredientes, que a veces tan complicados son de encontrar, no tendrás problema: Celilandia ha preparado unos lotes con los ingredientes que necesitarás para cada taller. Además, por ser alumno de El Taller Sin Gluten podrás disfrutar de un descuento especial.

Ya lo tenemos todo listo. Sólo faltas tú.

¿Te animas a hacer pan con nosotras? :)


viernes, 30 de septiembre de 2016

Quiche especiada de calabacín, sin gluten y sin lactosa

La mayor parte de recetas de masa de quiche se hacen con mantequilla, pero cada vez más me gusta hacerlas con aceite de oliva.

La receta que os presento a continuación no tienen ninguna complicación, porque además sólo se utiliza una harina: la Farina de Schar.

Esta harina, aunque quizás es de las menos conocidas de la marca, es bastante versátil. Podemos emplearla para hacer: pasta fresca, crepes, tortitas, bechamel... y por supuesto quiche. Además, podemos agregarla en porcentajes de 30-40% (sobre el total de las harinas) en muchas recetas de repostería.



La receta:

Ingredientes (para un molde de unos 24cm de diámetro):

Para la masa:
200g Farina de Schar
85g aceite de oliva
2 huevos L
1 cuchadadita de cúrcuma
1 cucharadita de tomillo
1 cucharadita de sal

Para el relleno:
1 cebolla 
1/2 calabacín
3 huevos
200g de leche de soja (puede ser otra leche, vegetal o no)
3-4 lonchas de queso sin lactosa
1 cucharadita de sal
1/2 cucharadita de nuez moscada
aceite de oliva para sofreír
perejil para espolvorear


Elaboración:

1) En una amasadora, robot de cocina o a mano, añadir todos los ingredientes de la masa y amasar hasta que esté todo bien integrado. Es importante no pasarnos de batida. Dejar reposar una media hora en la nevera la masa en forma de bola envuelta en film transparente.

2) Estirarla sobre un molde. No es necesario que sea con el rodillo. Este tipo de masa, y más sin gluten, no se caracteriza por ser muy elástica, así que yo me apaño mejor poniendo la masa sobre el molde y aplastando con las manos hasta adaptarla a la forma del recipiente. Aunque es cierto que estirarla con rodillo entre dos láminas de papel de hornear, hace que quede más uniforme.

3) Pinchar la superficie de masa con un tenedor, o mejor aún, poner encima de ella papel de horno y añadir garbanzos o alubias secas que hagan peso, para que la masa no suba.

4) Hornear a 180º hasta que empiece a dorarse. En mi horno unos 15 minutos. Reservar.

5) Sofreír cebolla en una sartén con aceite.

6) Cuando esté hecha prácticamente la cebolla, añadir el calabacín fínamente loncheado. 

7) En un vaso de la batidora o robot de cocina batir los huevos, la leche, la sal y la nuez moscada.

8) Añadir al vaso la cebolla y el calabacín y mezclar bien, sin batir.

9) Verter la mezcla sobre la tartaleta de la quiche. Decorar con láminas de calabacín y perejil picado si se desea.

10) Hornear unos 15 minutos o hasta que la superficie comience a dorarse o se dore al gusto.




Con un "Mami, esto está súper bueno. ¿Queda más?", dicho por uno de mis hijos, creo que queda suficientemente claro lo rica que está esta quiche.

Espero que os guste a vosotros también :)