domingo, 24 de julio de 2016

Bizcocho y magdalenas abizcochadas de almendra, sin gluten y sin lácteos :)

Uno de los bizcochos que hago para tartas fondant es éste de almendra. Queda alto, jugoso, esponjoso y muy rico.

Pero es que, además, aparte del formato bizcocho podemos hacer estas magdalenas o, incluso, ambas cosas. :)




Ingredientes (para un molde de 15cm y 6 magdalenas):
5 huevos medianos
180g azúcar
100g aceite de girasol
120g leche vegetal (marca apta) (puede ser leche de vaca)
125g harina de repostería Mix C o Dolci de Schar
125g harina de almendra (o almendras molidas)
1 sobre de levadura química (marca apta)
1 cucharadita de pasta de vainilla (marca apta) (si no tenemos, se puede poner ralladura de limón)
una pizca de sal

Elaboración:
1) Separar, de los huevos, las claras de las yemas.
2) Batir las claras a punto de nieve con una pizca de sal y la mitad del azúcar. Reservar.
3) Batir las yemas con el resto de azúcar y la vainilla, hasta que la mezcla coja algo de volumen.
4) Añadir el aceite y la leche. Batir hasta mezclar.
5) Con un tamiz o colador, añadir las harinas y la levadura mientras se tamizan.
6) A esta mezcla agregar poco a poco, y con movimientos envolventes, las claras montadas.
7) Hornear a 170º durante unos 45 minutos, para un molde de 15cm de diámetro (sobra masa para unas 5 magdalenas). La temperatura del horno y el tiempo, para bizcochos tan altos varía mucho de un horno a otro. Hay que vigilar la cocción para rectificar si es preciso. Las magdalenas las horneamos a 180º unos 20 min, pero con horno precalentado a 190-200º.


Como podéis ver el bizcocho sube bastante



La almendra le da una textura muy jugosa 




¡Espero que os guste!






domingo, 10 de julio de 2016

Crema sabor cacao... sin gluten, sin lácteos, sin azúcar y sin cacao!!

Hoy comparto con vosotros esta receta de una crema para untar con sabor muy parecido a la de cacao, en la que hemos sustituido éste por harina de algarroba. Además, no lleva lácteos, ni azúcar, ni, por supuesto, gluten.

Además, la algarroba tiene excelentes propiedades nutricionales.  Se caracteriza por:

- ser energética
- ser antioxidante
- regular el pH de la sangre
- ayudar a la formación de glóbulos rojos
- regular los niveles de glucosa en sangre
- favorecer nuestra flora intestinal
- fortalecer los huesos

¿Merece o no la pena incorporarla a nuestra dieta? :)




Vamos con la receta.

Ingredientes: 

150g avellanas
85g harina de algarroba
180g leche vegetal (yo utilizo de sésamo pero puede ser otra -almendra, soja, arroz...-)
100g sirope de ágave (en su defecto miel, pero su sabor no es neutro, como el del sirope)
50g aceite de girasol
1 cdta. vainilla en pasta

Elaboración:
1) Triturar las avellanas hasta obtener una pasta grasa, en un robot de cocina tipo thermomix.
2) Añadir el resto de ingredientes. Triturar todo junto hasta obtener una crema de textura lo más fina posible.
3) Guardarla en tarros de cristal o tupper y conservarla en la nevera.

Se aconseja consumirla en 5-6 días.


¡Espero que os guste!



domingo, 26 de junio de 2016

Cena rápida con los Wraps de Schar

Sábado. 21h. Acabamos de llegar a casa después de estar todo el día fuera con los niños. Los papás con niños pequeños sabrán que en momentos así la palabra "agotamiento" adquiere su máximo esplendor. Pero ya no es como antes, sin niños, que podías permitirte el lujo de cenar cualquier cosa, o incluso entrar por la puerta e irte directo a la ducha y de ahí al sofá. Ya no. Los niños tienen que cenar, y además quieren pizza.

Miro el fondo de armario-despensa y veo que en mi última visita a mi tienda de confianza no me olvidé de comprar los Wraps de Schar, que me sacan de más de un apuro y siempre tengo. Los utilizo para hacer fajitas y como base de pizza, normalmente, y no pueden estar más ricos.


Base de tomate, rodajas de jamón, queso y orégano y horneamos a 190º durante unos 12-15 minutos




Rápido, rico y cómodo de hacer sin apenas untar.

y tú, ¿cómo preparas los wraps?

lunes, 13 de junio de 2016

El Candy Bar de la Comunión de mi hijo


Como ya os conté hace unas semanas, el pasado mes de mayo comulgó mi hijo y tenía pendiente contaros tanto cómo lo hice para organizar un evento 100% libre de gluten, como el resultado del candy bar en el que trabajé semanas antes de la comunión.

El cómo organizarlo os lo cuento en el post que he preparado para el blog de Schar, en el que colaboro. Pero ahora os voy a contar cómo pude elaborar la mesa dulce de la celebración.

Como sabéis los que habéis preparado cualquier evento de este tipo, la semana previa hay mil cosas que hacer. Siempre, por muy organizado que seas, esa semana se han de hacer cosas que es imposible haberlas hecho con antelación. Tenía tan claro esto que en un principio descarté hacer el candy bar, pero conforme se acercaba la fecha, pensé que hasta ahora había hecho muchas mesas dulces por encargo a gente que incluso no conocía previamente, y me empezó a apenar no poder hacérsela a mi hijo. Solución: si no delegaba en nadie este trabajo, no me quedaba más remedio que empezar a elaborar producto 20 días antes y congelar...y es lo que hice.

Unas 3 semanas antes me puse a hacer las galletas decoradas que iba a dar como detalle a los invitados. Para ello utilicé mi receta de galletas de mantequilla.


Una vez envasadas, las galletas pueden conservarse bastante tiempo.

,
En los días posteriores fui haciendo poco a poco: la tarta, los cupcakes variados, la carrot cake, los cake pops, donetes, bocaditos de nata y de trufa..., con las recetas que suelo utilizar normalmente.

Pero quienes habéis hecho alguna vez una mesa de este tipo, ya sabéis que no sólo es importante lo que vas a poner de comida en la mesa, sino también cómo vas a decorarla. Una vez hecho el boceto y con la idea clara sobre el estilo y la paleta de colores a utilizar, comenzó mi búsqueda de artículos de decoración, algo que lleva mucho más tiempo del que nadie ajeno a esto se imagina. Encontrar lo que quieres y en las tonalidades que quieres no es nada fácil. Pero no acaba ahí la búsqueda. También había que encontrar chuches sin gluten y además en los colores elegidos. 
Al final, después de tanto trabajo, creo que el resultado mereció la pena.

La parte negativa, que hasta el día antes, o incluso la noche antes al evento, no puedes montar la mesa. Allá que nos tocó ir a mi marido y a mi al restaurante, cargados de todo el sábado por la noche cuando la comunión era domingo. En el salón había habido otra celebración y no podíamos ir antes.Tres horas después, sobre la 1:30 AM, nos fuimos a casa habiendo dejado la mesa con el atrezzo y las chuches puestas, y la repostería en las cámaras del restaurante (bien cerrado todo  y con un cartel enorme que ponía "Sin Gluten").
Pero no acababa ahí todo. Tocaba dormir poco porque a las 7 de la mañana me tenía que levantar a forrar de fondant los tres pisos de la tarta. Y aún más. Tras la ceremonia, justo antes de entrar los invitados al salón, tuve que adelantarme para colocar todos los dulces, tarta incluída...que pesaba...¡una barbaridad! Una locura. Lo sé. Pero sarna con gusto no pica, porque lo disfruté. :)


Lo más importante de todo es que a nuestros invitados les encantó, y al protagonista del día más.



Espero que también os guste  a vosotros. :)