domingo, 28 de junio de 2015

Tarta Capri, Capresina o Torta Caprese (sin gluten y sin lácteos)

A petición popular de los que sois seguidores de Celiaquines en facebook, adelanto esta receta que iba a publicar un par de post más tarde. Se trata de una tarta deliciosa y sencilla de hacer: la tarta Capri, o torta Caprese, que es como la llaman en Italia. La receta ha caído en mis manos directamente de una italiana afincada por estas latitudes, que a su vez la ha aprendido de su suegra, que es de Nápoles, de donde es típica la Capresina. Una receta con tradición y pasada de mano en mano, de generación en generación. Con estas señas era imposible resistirse a hacerla, y más teniendo una celebración y poco tiempo para meterse en la cocina.




Es una receta deliciosa que se asemeja más al concepto que aquí tenemos de pastel, ya que no va rellena, ni falta que le hace porque su textura es húmeda y chocolatosa. Como puntazo a su favor, decir que ¡¡no lleva harinas!!, por tanto es sin gluten en su versión original, aunque yo además la he hecho sin lácteos.

¿Vamos ya con la receta?


Ingredientes (para molde de 25cm de diámetro):

300g almendras crudas peladas hechas harina  (yo las he utilizado sin pelar)
200g azúcar integral del caña
150g margarina (yo Artúa que es SG y SL) (ó 75g margarina + 75g aceite girasol)(receta original es con mantequilla)
250g chocolate negro marca apta (mínimo del 55% de cacao)
6 huevos
una vaina de vainilla (las semillas de dentro) o cucharadita de vainilla en pasta
pizca de sal
un chorrito de licor Strega (típico italiano, pero se puede sustituir por orujo de hierbas)(opcional -yo no pongo-)

Para la decoración:
230g chocolate fondant
20g margarina
100g nata (opcional, si queremos que la cubertura sea cremosa en vez de crujiente)
(si no queremos cubrir con chocolate podemos espolvorear con azúcar glas)


Elaboración:

1) Coger los huevos y separar claras de yemas. Reservar claras.

2) Batir yemas + azúcar + margarina/aceite + vainilla, hasta que la mezcla coja algo de cuerpo. (En thermomix: mariposa, 7min, vel.3'5, 37º).

3) Fundir el chocolate y agregar a la mezcla anterior. Batir hasta mezclarlo todo bien.(En tmx: mariposa, 30seg, vel.3).

4) Añadir almendra + licor. Batir y mezclar. (En tmx: mariposa, 30seg, vel.3). Queda una masa bastante densa. Reservar.

5) Montar las claras a punto de nieve con una pizca de sal. (Si lo hacéis en thermomix, previamente habéis tenido que pasar la mezcla anterior a un bol grande y limpiar el vaso del robot para evitar que queden restos de grasa que impida que las claras se monten bien. Programar, con mariposa: 8min, vel.3'5, 37º).

6) Incorporar las claras a la mezcla reservada poco a poco y con movimientos envolventes, con ayuda de unas varillas manuales y con cuidado de que no se bajen las claras removiendo en exceso. No nos pasemos en esto.

7) Verter la mezcla en molde engrasado y hornear, en horno precalentado, a 175º unos 35min aproximadamente.

8) Una vez que tenemos el bizcocho horneado podemos decorarlo, bien espolvoreando con azúcar glas, que es lo más típico, o bien con una cobertura de chocolate, como yo hago.
Si lo queréis decorar con chocolate crocante: Fundir el chocolate + margarina, mezclarlo bien y añadir en caliente sobre la tarta, jugando con la cuchara (parte superior) y el tenedor (lateral) para hacer el efecto de la foto. Al enfriar el chocolate de la cobertura endurecerá.
Si queremos que el chocolate quede cremoso (tipo ganaché): Añadir la nata a la mitad del chocolate que hemos fundido, llevar a ebullición, apartar y mezclar bien. Verter este ganaché por encima del pastel (sólo por arriba). Con la otra mitad de chocolate (sin nata) ya casi frío y empezando a endurecer (para que sea más fácil), decorar los laterales de la tarta con ayuda de un tenedor, por ejemplo. Así obtendremos tres texturas distintas de chocolate: la del propio pastel, la superior (cremosa) y la lateral (crocante).




Espero que os animéis a probarla y vengáis a contarme qué tal os ha parecido. :)




lunes, 15 de junio de 2015

Bizcocho protéico (sin gluten, sin lácteos, sin maíz, sin arroz y sin mixes comerciales)

¡¡Hola a todos!! Me asomo de nuevo por aquí para compartir con vosotros esta receta. Estoy segura de que no soy la única que aparte de cocinar sin gluten, cocina sin lácteos, sin maíz y sin arroz, que es como estamos en casa últimamente. Aunque he de decir, en nuestro caso, que con el arroz y el maíz, al no tratarse de un tema de intolerancia demostrada (de momento), no somos del todo estrictos, por eso seguiréis viendo recetas con ellos por el blog. Pero repito que este es nuestro caso. Si vosotros estáis sin esos cereales por intolerancia, debéis seguir la dieta estricta sin ellos. Fácil no es, pero imposible tampoco. ;)




Ingredientes (para molde de 25x25cm):

6 huevos M (unos 280-300g)
420g azúcar integral de caña o sirope de ágave o miel (ó 420g combinando dos de ellos)
150g aceite de oliva virgen extra (queda genial, no penséis que queda demasiado fuerte, aunque puede usarse otro más suave, según gustos)
200g leche vegetal (yo de sésamo, pero con cualquiera queda bien) + 1 cucharada de vinagre
100g harina de almendra o avellana (hecha en robot de cocina)
150g harina de trigo sarraceno
80g harina de garbanzo
100g almidón de patata (podría sustituirse todo o parte por maizena)
1 sobre de levadura química marca apta
2 sobres de gasificante
2-3 cucharaditas (de café) de canela en polvo
ralladura de 1 limón grande


Elaboración:

1) Templar la leche con la cucharada de vinagre y dejarla reposar unos 10 minutos para que se transforme en buttermilk (veréis que se corta). Reservar.
2) Mientras tanto batir huevos + azúcar + miel/sirope hasta que se forme un líquido espeso (en la thermomix: mariposa, vel.3'5, 37º, 6 minutos).
3) Añadir a la mezcla de los huevos: buttermilk + aceite + ralladura de limón + canela. Batir hasta mezclar.
4) Añadir a la mezcla líquida, la mezcla de harinas y fécula + levadura + gasificantes, previamente tamizados. Batir ligeramente hasta que la mezcla se haga homogénea, pero no en exceso, ya que e bizcocho podría quedar apelmazado si nos pasamos de batida.
5) Verter mezcla en molde engrasado o con papel vegetal.
6) Hornear en horno precalentado, a 170º unos 45 minutos aproximadamente. (Si veis que en los últimos 15 minutos se os está tomando mucho de color, bajar la temperatura a 160º).

Dejamos enfriar sobre rejilla y ya está listo para comer.







He de decir que no se nota el gusto a garbanzo, de hecho el gusto que más prevalece es el de la canela y el limón. Y lo mejor de todo es que a mis hijos les encanta por su sabor y a mí porque sé cuánto les alimenta. No hay más ver los superalimentos que lleva, a diferencia de otros bizcochos: trigo sarraceno, garbanzo, sésamo, avellanas, miel, aceite de oliva vígen extra...

¿Te animas?





martes, 26 de mayo de 2015

Facundo: frutos secos y aperitivos sin gluten... y receta de Bastoncitos de Chocolate y Kikos

Hace unos días mi celiaquín se iba de excursión. "Mami, no te preocupes de la mochila que yo me la preparo". Me quedé pensativa y emocionada, siendo consciente de lo mayores que se hacen mis niños sin a penas darme cuenta. "Ya la tengo. Me he puesto agua, comida y mi peonza. La dejo colgada en la puerta para que no se me olvide mañana".


A su favor diré que se hizo un minibocadillo de sobrasada, pero a la vista está que lo que realmente le apetecía llevarse eran los snacks de #FacundoSinGluten. ¡Y a quién no!



Hasta ahora cuando comprábamos snacks teníamos que estar leyendo etiquetados, pero después de cinco años de intenso trabajo, Facundo lo fabrica todo sin gluten. Así que no hace falta leer más, porque sin haber gluten en fábrica la posibilidad de contaminación cruzada es inexistente.

Otro motivo por el que elegir los productos de Facundo, aparte de ser una empresa familiar con 70 años de experiencia a sus espaldas, es que están hechos con aceite de girasol (nada de otros grasas vegetales), y además no tienen conservantes ni colorantes, algo que, los que me conocéis sabéis que miro muchísimo, sobre todo desde que soy mamá. Quiero que mis hijos coman lo más saludable posible sin que renuncien a los pequeños caprichos que a todos nos apetecen de vez en cuando.


Además en FACUNDO, concienciados por el problema celíaco, se comprometen a ofrecernos la mejor calidad a un precio razonable. De agradecer es este compromiso en los tiempos que corren, ¿verdad?

Y, ¿habéis visto qué variedad de productos hay? Frutos secos, patatas fritas, aperitivos, mezclas...


Es evidente que los snacks se pueden comer tal cual conforme abres cada bolsa, pero... ¿y si utilizamos alguno para hacer alguna receta? Pan, ensaladas, dulces...

Hace tiempo me apetecía probar la mezcla de la receta de hoy, pero estaba esperando a tener unos kikos de esos supercrujientes y tiernos, porque ya sabéis que no todos son iguales, que más de un empaste seguro que ha saltado con un kiko traicionero.


Aquí va la receta de BASTONCITOS DE CHOCOLATE Y KIKOS FACUNDO.

Más sencillo imposible:

Ingredientes:
100g Chocolate negro fondant (marca apta)
100g Chocolate blanco fondant (marca apta)
Kikos "Corn U2" de Facundo (al gusto, entre 40-60g, troceados)

Elaboración:
1) Derretir cada chocolate por separado en el microondas o al baño maría.
2) En un molde de silicona para bombones o bastoncitos de pan, añadir una base de chocolate, después los kikos troceados y a continuación echar más chocolate hasta cubrir el hueco del molde. Dar ligeros golpes sobre la mesa de trabajo con el molde para eliminar posibles burbujas en el chocolate.
3) Dejar enfriar a temperatura ambiente y después en la nevera una media hora al menos.

Al cabo de ese tiempo, nuestros bombones o bastoncitos ya estarán listos para desmoldar y disfrutar.


La mezcla del maíz frito Facundo y el chocolate convierten estos bastoncitos en un auténtico vício. Están buenísimos con los dos chocolates, pero para mi gusto combinan mejor con chocolate blanco. Soy de chocolate negro puro, pero el contraste con el blanco es una auténtica delicia. Probadlos y me decís. Estoy segura de que os van a encantar.


Pero recordad que es importante que los kikos sean #FacundoSinGluten. ;)



Post patrocinado

miércoles, 8 de abril de 2015

Galletas de mascarpone (dulces o saladas) sin gluten, sin huevo y sin mixes comerciales

      Tras unas semanas de tranquilidad bloguera, va siendo hora de retomar la normalidad y seguir publicando recetas. La de hoy es un clásico adaptado al mundo singlu y adaptado también, de forma opcional, a mi gusto por el contraste dulce/salado (haciendo la versión salada). Además no quería utilizar mixes comerciales, así que, después de varias probaturas, he de decir que la textura conseguida para este tipo de estas galletas es ideal. Para mí diré que es perfecta, pero eso es algo subjetivo y hasta que no las hagáis no lo vais a poder comprobar. :)





Ingredientes:
200g mascarpone
100g mantequilla
1 cta. pasta de vainilla marca apta
80g azúcar moreno
100g almidón de mandioca agrio
50g maizena
50g harina de arroz
50g harina de trigo sarraceno Bauckhof
Sal para espolvorear por encima de cada galleta (en la versión salada)

Elaboración:
1) Se mezcla todo, menos el azúcar y la sal, hasta obtener una mezcla homogénea.
2) Se deja enfriar la masa en la nevera hasta que se pueda extender sin que se pegue en exceso.
3) Poner la masa entre dos pliegos de papel de horno y extender con forma de rectángulo.
4) Espolvorear sobre la superficie el azúcar moreno.
5) Enrollar formando un rulo, como de un brazo gitano se tratara.
6) Llevar a enfriar a la nevera nuevamente, unos 20 minutos.
7) Cortar el rulo a rodajitas como de medio centímetro, o poco más.
8) Dejar las galletas tal cual, para la versión dulce o espolvorear con sal para la versión salada.
9) Hornear unos 20 minutos, o hasta que estén doradas, a 200ºC.
10) Dejar enfriar sobre una rejilla.... y ¡a disfrutar!




      Si dulces están buenísimas saladas están de pecado: recuerdan a las galletitas saladas de aperitivo que empiezas a comer y no puedes dejar de hacerlo.

NOTA: La versión dulce no es muy muy dulce. Y aunque para mí así están ideales, si sois muy golosos igual os gustan más espolvoreando más azúcar por encima de cada galleta antes de hornearlas.



      Animaos a probarlas. Son con diferencia las galletas que más me gustan de todas las que he podido comer conglu y singlu. :)