domingo, 28 de agosto de 2016

Pollo relleno de salchicha en salsa de cúrcuma

 Tener unas pechugas de pollo en la nevera y querer sorprender a tus hijos con ellas es tarea fácil si le echamos un poquito de imaginación. Pero si además las queremos hacer acompañadas de verduritas lo mejor es tener a mano una batidora, un chino o un robot de cocina que nos deje la guarnición convertida en una rica salsa. porque, para qué nos vamos a engañar: a ciertas edades las verduras cuando menos definidas estén mejor. Que síííí... que también tienen que aprender a comerlas en todo su esplendor y ser conscientes de que las comen, y casi siempre es así, que conste. Pero realmente este plato gana mucho con la salsa tal cual os la presento. Eso sí, preparad el pan para mojar, porque está deliciosa.




Vamos con la receta.


Ingredientes (para 4-5 personas):


3 medias pechugas de pollo
3 salchichas grandes tipo frankfurt de ave
3 cebollas
3 zanahorias
200 ml de vino blanco
400-500 ml de agua
aceite de oliva (para sofreír)
sal, pimienta y cúrcuma (al gusto)
harina para rebozar (puede ser farina de Schar, arroz+maizena, harina de maíz amarilla, harina de garbanzo...)
2 huevos


Elaboración:

1) Abrir las pechugas y salpimentar.
2) Pinchar o cortar de manera superficial cada salchicha y enrollarlas en cada pechuga.
3) Rebozar con harina y huevo (por este orden) y freír a fuego medio hasta dorar por completo. Apartar y reservar.
4) En el mismo aceite donde hemos frito las pechugas rellenas sofreír la cebolla y la zanahoria previamente picadas, con un poco de sal.
5) Cuando las verduras estén pochadas añadir el vino y dejar hervir para incorporar, a continuación, el agua y la cúrcuma.
6) Poner a cocer la carne con las verduras a fuego medio-bajo durante unos 45 minutos aproximadamente, hasta reducir la salsa.
7) Apartar las pechugas y triturar la verdura hasta convertirla en una salsa fina. Rectificar de sal si fuera necesario.
8) Cortar a rodajas cada pechuga y servir junto a la salsa.


Así es como quedan las pechugas antes de cortarlas a rodajas una vez cocinadas.

El corte de esta pechuga rellena es muy llamativa para los más peques.

Receta sencilla donde las haya, y con una salsa tan rica que es imposible creer que lleve tan pocos ingredientes.

¿Os animáis a hacerla? :)



viernes, 26 de agosto de 2016

Chicken Fingers de Schar para una cena rápida

 Estando a escasos días de volver a la rutina, apetece aprovechar al máximo los días de vacaciones, sin cole, sin horarios... y por eso apuramos las horas cuando salimos a la calle a disfrutar en familia. Pero a la vuelta nadie te libra de hacer la cena.

Para estas ocasiones ya sabéis que me gusta contar con un fondo de congelador que te evite la pereza de meterte en la cocina, y Schar para eso nos da muchas opciones. Una de ellas es estos palitos de pollo, los "Chicken Fingers", que, a diferencia de otras marcas, no tienen ni siquiera trazas de leche ni pescado, algo que debemos mirar en casa. Además están riquísimos. ¡Que se lo digan a mis hijos!


Con un poco de imaginación podemos preparar un plato la mar de divertido para los peques, y acompañado de salsas variadas y una buena ensalada, tenemos una cena completa y equilibrada.




En pocos minutos, cena lista... y, hasta esa hora, a aprovechar los últimos chapuzones del verano :)





domingo, 24 de julio de 2016

Bizcocho y magdalenas abizcochadas de almendra, sin gluten y sin lácteos :)

Uno de los bizcochos que hago para tartas fondant es éste de almendra. Queda alto, jugoso, esponjoso y muy rico.

Pero es que, además, aparte del formato bizcocho podemos hacer estas magdalenas o, incluso, ambas cosas. :)




Ingredientes (para un molde de 15cm y 6 magdalenas):
5 huevos medianos
180g azúcar
100g aceite de girasol
120g leche vegetal (marca apta) (puede ser leche de vaca)
125g harina de repostería Mix C o Dolci de Schar
125g harina de almendra (o almendras molidas)
1 sobre de levadura química (marca apta)
1 cucharadita de pasta de vainilla (marca apta) (si no tenemos, se puede poner ralladura de limón)
una pizca de sal

Elaboración:
1) Separar, de los huevos, las claras de las yemas.
2) Batir las claras a punto de nieve con una pizca de sal y la mitad del azúcar. Reservar.
3) Batir las yemas con el resto de azúcar y la vainilla, hasta que la mezcla coja algo de volumen.
4) Añadir el aceite y la leche. Batir hasta mezclar.
5) Con un tamiz o colador, añadir las harinas y la levadura mientras se tamizan.
6) A esta mezcla agregar poco a poco, y con movimientos envolventes, las claras montadas.
7) Hornear a 170º durante unos 45 minutos, para un molde de 15cm de diámetro (sobra masa para unas 5 magdalenas). La temperatura del horno y el tiempo, para bizcochos tan altos varía mucho de un horno a otro. Hay que vigilar la cocción para rectificar si es preciso. Las magdalenas las horneamos a 180º unos 20 min, pero con horno precalentado a 190-200º.


Como podéis ver el bizcocho sube bastante



La almendra le da una textura muy jugosa 




¡Espero que os guste!






domingo, 10 de julio de 2016

Crema sabor cacao... sin gluten, sin lácteos, sin azúcar y sin cacao!!

Hoy comparto con vosotros esta receta de una crema para untar con sabor muy parecido a la de cacao, en la que hemos sustituido éste por harina de algarroba. Además, no lleva lácteos, ni azúcar, ni, por supuesto, gluten.

Además, la algarroba tiene excelentes propiedades nutricionales.  Se caracteriza por:

- ser energética
- ser antioxidante
- regular el pH de la sangre
- ayudar a la formación de glóbulos rojos
- regular los niveles de glucosa en sangre
- favorecer nuestra flora intestinal
- fortalecer los huesos

¿Merece o no la pena incorporarla a nuestra dieta? :)




Vamos con la receta.

Ingredientes: 

150g avellanas
85g harina de algarroba
180g leche vegetal (yo utilizo de sésamo pero puede ser otra -almendra, soja, arroz...-)
100g sirope de ágave (en su defecto miel, pero su sabor no es neutro, como el del sirope)
50g aceite de girasol
1 cdta. vainilla en pasta

Elaboración:
1) Triturar las avellanas hasta obtener una pasta grasa, en un robot de cocina tipo thermomix.
2) Añadir el resto de ingredientes. Triturar todo junto hasta obtener una crema de textura lo más fina posible.
3) Guardarla en tarros de cristal o tupper y conservarla en la nevera.

Se aconseja consumirla en 5-6 días.


¡Espero que os guste!