jueves, 16 de octubre de 2014

Chapatas integrales para el Día Mundial del Pan. Yo, sin gluten

Después de un tiempo con el blog en stand by por diversas causas, hoy lo retomo con menos fuerzas de las que quisiera, pero sin dejar pasar esta celebración que tantas veces nos ha unido a todo el colectivo y que tan buenos ratos me ha hecho pasar en ediciones anteriores, porque los que ya me conocéis, sabéis que me gusta un experimento panarra más que a un tonto una tiza.
Este año las circunstancias no me han permitido dedicarle demasiado tiempo a mi trabajo de I+D particular, pero espero en breve poder hacerlo.

Hoy, 16 de Octubre se celebra el Día Mundial del Pan, y un año más los celíacos nos hacemos ver en este evento internacional desde los distintos blogs, webs y redes sociales. Y como en los últimos años, mi compañera en El Taller Sin Gluten, Dany Faccio (de Singlutenismo), se ha encargado de hacer el logo que representa nuestra celebración #singluten.




La receta de hoy es la de unas chapatas integrales para cuya elaboración he utilizado la panera de LÉKUÉ, que me ha parecido de lo más interesante ya que ayuda tanto a mantener la forma del pan como a su cocción uniforme. 




Ingredientes:

150g harina Mix Brot de Schar
110g  harina panificable Beiker
40g  harina de trigo sarraceno Bauckhof
40g  harina de teff Bauckhof
35g  fécula agria de mandioca
1,5 cucharadita de sal
2 cucharadita de azúcar (ó 10g miel)
400g agua con gas
60g aceite de oliva
3g de levadura seca o 9g levadura fresca

1/2 cucharadita de goma xantana
1 cucharadita de psyllium


Elaboración:

1) Añadir a la amasadora o robot de cocina: agua + aceite + miel o azúcar  (+levadura, si es fresca).

2) Añadir a lo anterior: harinas + psyllium + goma xantana.


3) Amasar un par de minutos, dejar reposar otros dos y añadir la sal (truquito de añadir la sal así de Ibán Yarza). Seguir amasando durante unos 8 minutos.
NOTA: Para el amasado a mano, se echan los ingredientes sólidos en un bol (teniendo la precaución de que la levadura y la sal no deben ponerse en el mismo grupo de ingredientes), se hace un hueco en el centro, y se añaden ahí el resto de ingredientes. Se amasa durante unos 10 minutos.

4) Levar en frío toda la noche o levar en el mismo vaso o bol 1 hora.

5) Poner la masa en la panera y alisarla con la mano enaceitada. La panera no necesita enharinarse pero puede hacerse para obtener un acabado más rústico.







6) Dejar levar durante unas dos horas en horno ligeramente templado (precalentando a 40º y apagado).



7) Hornear a 210º unos 10 minutos, y otros 30 minutos a 200ºC. 
Nada más meter la bandeja con el pan, añadir agua a un recipiente metálico (una bandeja, por ejemplo) que tendremos preparado en la parte inferior del horno y verter medio vaso de agua sobre él para generar vapor. Otra opción es pulverizar con agua los panecillos al introducirlos al horno.
El vapor debe mantenerse en el horno sólo los primeros diez minutos si queremos que la corteza sea crujiente. (En este caso pasado este tiempo, abriremos un poco la puerta del horno unos segundos dejando que salga el vapor).Si queremos que la corteza salga blandita, mantener el vapor más tiempo.

ES ESENCIAL CONOCER BIEN NUESTRO HORNO PARA OBTENER UN BUEN HORNEADO, YA QUE DE ÉSTE DEPENDE EN GRAN PARTE EL RESULTADO FINAL DEL PAN.

8) Dejar enfriar del todo sobre una rejilla antes de cortar, ya que el pan termina de hacerse con su propio calor fuera del horno. Si queremos que corteza blandita se puede dejar enfriar dentro de la misma panera.




Aquello de que el pan sin gluten es incomible pasó a la historia ;)

Nos vemos en la próxima receta.


domingo, 17 de agosto de 2014

Holaaaaa!!!! :)))

      ¡¡Hola a todos!! ¿Cómo está yendo el verano?

      Entro simplemente para saludaros y deciros que en septiembre activo de nuevo el laboratorio "singlu" y, además, vuelvo con alguna que otra sorpresa, así que estad atentos. ;)

      Mientras tanto, y para los que os apetece tan poco como a mí encender el horno en estas fechas, rescato un recopilatorio de recetas que no necesitan horno. Lo podéis ver aquí.


     Y ya... ¡¡nos vemos en nada!!...en cuanto los peques empiecen el cole, que los días dan un poco más de sí. :8)  




domingo, 20 de julio de 2014

Relleno para tartas de chocolate y queso

      Hace una semana celebramos el cumpleaños de mi marido, y la tarta tenía un obligado ingrediente: el queso de untar. Y no por nada especial, sino porque lo tengo casi por kilos en la nevera.

      Este relleno es ideal para cualquier tipo de tarta de bizcocho, pero en la clásica de galletas...¡se sale de rico!
   
      De entrada para los antiqueso puede parecer poco apetecible, pero decirles que para nada sabe a queso y está buenísimo, así que a menos que no podáis tomar lácteos, esta receta es altamente recomendable para todos los públicos.


 

Tomad nota porque seguro que si lo hacéis, repetís:


Ingredientes:
180g mantequilla (a temperatura ambiente)
300g queso de untar (bien frío, si lo metéis un rato antes al congelador, mejor)
200g chocolate fondant
150g azúcar glass o icing sugar


Elaboración:
1) Deshacer el chocolate y dejar enfriar.
2) Batir la mantequilla (yo utilizo la thermomix con la mariposa, también se puede utilizar otro robot de cocina o las varillas de la batidora)
3) Añadir el queso de untar. Seguir batiendo.
4) Añadir el chocolate ya frío. Seguir batiendo.
5) Añadir el azúcar tamizado (podemos utilizar un colador grande para tamizarlo), y seguir batiendo hasta que todo quede bien integrado.
Yo he puesto 150g porque no me gusta que quede demasiado dulce, pero si sois golosos puede admitir más azúcar. Así que os aconsejo que primero echéis los 150g, lo probéis, y vayáis añadiendo más a vuestro gusto si lo creéis necesario. Pero ya os digo que tal cual está para mí, perfecto.
6) Antes de utilizarlo para rellenar vuestra tarta podéis tenerlo un ratito en la nevera para que quede más firme, si lo preferís.


      Tenía otras recetas pendientes de publicar, pero adelanto ésta porque algunos me la estáis solicitando para los cumpleaños de este verano, en los que apetece hacer tartas que no necesiten horno, y como os comentaba antes, la clásica tarta de galletas queda ideal y no lo necesita.


      Nos vemos en la siguiente receta. Mientras... ¡a seguir disfrutando del verano! :)


jueves, 10 de julio de 2014

Alioli de aguacate

      Mientras Dany y yo seguimos poniendo en marcha El taller sin gluten, sigo subiendo recetas al blog, en la medida que mis circunstancias me lo permiten, porque no es tarea fácil sentarse frente al ordenador con los peques en casa. Y porque además hay que disfrutar de ellos y con ellos en vacaciones, aunque a veces una piense en aquella mítica frase de "que la fuerza te (me) acompañe". :8)

      A lo que voy: la receta. Cuando una receta circula por la red, es por algo. Y ésta es uno de esos casos. La he visto últimamente por mil sitios así que me he sentido empujada a hacerla porque me apasiona el aguacate. Y las salsas, por desgracia, también. Y mojarlas con pan más (¡Ay!).

Foto realizada por Jose Bernabé para Celiaquines (puedes seguirlo en su facebook y web)

      Podéis utilizarla para acompañar cualquier plato de carne o pescado, o en cualquier bocadillo o sandwich, o para crepes...o wraps... ¿alguien da más?

Ingredientes:
2 aguacates maduros
1 huevo
2 cucharaditas de vinagre de manzana (o de arroz)
1 diente de ajo
2 cucharaditas de mostaza de dijon (puedes utilizar semillas de mostaza)
1/2 cucharadita de sal
1/2 vaso de aceite de girasol

Elaboración:
1) Poner todos los ingredientes en el vaso de la batidora, menos el aceite. Batir.
2) Meter el brazo de la batidora hasta el fondo del vaso y, a la vez que se bate a velocidad media, ir  incorporando poco a poco el aceite. Seguir batiendo hasta que quede una textura cremosa.

¡Y ya está listo nuestro alioli para ser utilizado! Más fácil imposible.


      Se puede conservar bien tapado en la nevera máximo 3 días. En verano si son 2, mejor.


¡Qué aproveche!